Casas Miguela, María y Florentín nacen  de la rehabilitación de dos casas de agricultores modestos. Se ha respetado la estructura original de las casas, adaptando las diferentes dependencias a usos actuales. 

Así, se conservan todos los elementos propios del auténtico mundo rural (vigas de madera, suelos de tarima de Albarracin en las habitaciones, colores cálidos en las paredes, además materiales nobles como la piedra y el hierro de forja).

Las casas se encuentran en Celadas, a 15 km de Teruel y 32 de Albarracín.
La calefacción es de gas-oil y graduable en cada habitación. Por la noche es aconsejable bajar la temperatura a 18 grados (si hay niños o ancianos puede ser algo más) para descansar mejor.

Nos preocupa la mejora constante de las instalaciones y el acercarnos a la excelencia en el servicio, por lo que solicitamos su valoración a los viajeros que pasan por las casas